lunes, 30 de junio de 2008

Victoria (a la española)

Desde Corea del Sur también fuimos testigos del gran regalo con el que nos obsequió nuestra selección tras décadas de continuos desencantos. Es probable que no seamos aún conscientes de que algo así no lo volveremos a repetir hasta probablemente dentro de muchos años, pero aún así, gozamos en el exilio como el resto de españoles.

Esta Eurocopa 2008 nos ha quitado muchas horas de sueño, con partidos a horas diabólicas (la mayoría a las 3:45 am), pero ha merecido la pena. Recordaré siempre todos los encuentros de una manera especial, por haberlos vivido tan lejos de casa. CAMPEOOOOOOOONES!!!

En ocasiones echo mucho de menos España...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vi la final en el comedor de la universidad en una pantalla enorme. Había unos 99 alemanes - y yo, en primera fila, con la camiseta española; la bandera la dejé en casa. Fui la única que aplaudió en el golazo de Torres. Al final del partido el tio que estaba sentado a mi lado se puso a llorar. Y por la noche hubo exáctamente un coche que dio una vuelta por las calles, pitando y con bandera.
Hubiera dado cualquier cosa para poder estar en Colón aquella noche o en Cibeles al dia siguiente....
- Regine (exiliada en Alemania :-)

pulguimaister AKA pulguitel dijo...

IYO!!!!!!!!!!

Y AYER NADAL QUE? EH???!!?!?!?

La bandera de España que lleva colgada en mi oficina va a tener que seguir puesta!!!!

Y eso que mi superjefe es aleman y está más cabreao que un bonobo con los brazos rotos....
un abrazo Maister!!!