sábado, 27 de octubre de 2007

Modesto tributo a Süskind

Son las 11 de la noche y mi familia coreana me acaba de llevar al mercado. Era un mercado de barrio, inmenso, que se extendía a lo largo de una larga y sinuosa calle. En Seúl no existen horarios, y las tiendas abren casi ininterumpidamente. En mitad de la noche de un día cualquiera puedes encontrar abierta la boutique más "fashion", un restaurante greco-romano o una peluquería canina. El mercado no es una excepción y tampoco duerme demasiado.

Nunca había estado en un mercado coreano. Tampoco había estado en un mercado nocturno al aire libre. Algunos dirán que jamás pisé mercado alguno antes... El mercado en el que estuve podría parecerse a un mercado español de hace unos quince años, pero el combinado de olores y colores que encontré, difícilmente podría haberse igualado en intensidad en nuestra península Ibérica. Las frutas y verduras se mezclaban con las zapatillas de estar en casa y los diferentes tipos de engrudos comestibles burbujeaban inundándolo todo con su olor. Más adelante, los calamares desecados se saludaban con las hogazas de pan, mientras que el maloliente pescado era dignificado por la hermosa grafía coreana. El silencio que tan poco habitual es en los lugares públicos fue el que logró completar esta mágnifica escena espectral y furtiva.

Por lo demás todo normal. Aunque he de reconocer que sí me llamó la atención este pollo de cuatro patas. Os dejo la foto. Quizás no era tan pollo como parecía...















3 comentarios:

Anónimo dijo...

!Vive Dios que parece un pollo!
¿Acaso se trata de un perro?. !No, por favor!
Como occidental el impacto me parece "demasie"
Pregunta: ¿Ha comido el autor del blog ese tipo animalito?.
Si es asi, ha sido un valiente.
Insisto ¿Qué sabor tenía? ¿qué condimentos o ingredientes le acompañaban?
Saludos: un occidental asombrado

Alejandro Lozano Sánchez dijo...

Papá, tú no serías un buen agente secreto...

Anónimo dijo...

Buenos días Sr. Lozano,
habiendo leído detallamente su "artículo" de su experiencia en un mercado coreano sólo quisiera indicarle que dicha descripción y forma de elaborarla me ha impactado, por lo que, si escribiera en un futuro no muy lejano libro alguno, por favor, hágamelo saber que estaré encantada en adquirir un ejemplar.
Saludos desde Estepona (Málaga-España)