miércoles, 14 de noviembre de 2007

Los olvidos

En Corea, existe la costumbre de descalzarse al entrar en los hogares. A tal efecto, en todas las casas hay como un pequeño cuadrado en el suelo, junto a la puerta, donde se deben dejar los zapatos. Es un poco coñazo, pero la verdad es que es higiénico, la suciedad de la calle no entra y campa a sus anchas por la casa.

El caso es que no llevo demasiado bien este sencillo y ancestral ritual coreano. Siempre que salgo de casa y he conseguido abrocharme los cordones se me olvida algo: la cartera, el móvil, el mp3... Siempre voy con prisas, y evidentemente no me quito de nuevo el calzado, me doy la vuelta hacia mi habitación, en silencio, camino por la casa enzapatado, a grandes zancadas y cojo lo que he olvidado de manera veloz y sibilina.

Ayer me trincaron con las manos en la masa. Me hice el loco, pero sé que no les hizo nada de gracia. Me da igual, pienso repetirlo. Menudo coñazo.








3 comentarios:

pulguimaister dijo...

eres un guarrete maister, quie te costaría adapotarte a las costumbres del pais sin dar por culo.... iyo el 24 hay fiesta en Albur, podemos invitar a Miriam?
besos

nuri dijo...

jurjur, no m extraña q se cabreen, aparte de llevarles virus occidentales les ensucias la casa...si es q...

de todas formas si se ponen bordes les puedes soltar una patada a lo ciro-chan y arreglado :PP

Anónimo dijo...

En Japón es lo mismo; lo primero que se hace al entrar en casa es quitarse los zapatos. Son más exagerados todavía: si alguien tiene un infarto y viene el médico de urgencias - adivina lo qué hace al entrar en la casa? Pues sí, se quita los zapatos, tarde lo que tarde (y si se ha olvidado del móvil, de la cartera y del mp3 en la ambulancia vuelve a ponérselos para salir :-)
- R.